noviembre 29, 2021

Noticias El32

Noticias importantes y de actualidad traducidas al Español.

Las huellas humanas en el virus

7 minutos de lectura

Neville Hodgkinson – Mayo 10, 2021

Los fabricantes de la vacuna COVID-19 (y sus aliados en la ciencia dominante y el gobierno) no han reconocido hasta ahora las pruebas de los sistemas de notificación de efectos adversos de que sus productos están matando y lesionando a miles de personas. Dicen que, aparte de las “extremadamente raras” reacciones alérgicas -a las que han añadido a regañadientes los “extremadamente raros” trastornos de la coagulación de la sangre-, no hay mecanismos conocidos por los que puedan producirse esos daños.

Esta posición nunca fue defendible. La famosa proteína de la espiga, que la mayoría de las vacunas introducen en el cuerpo como medio para contrarrestar el virus, es en sí misma una toxina peligrosa. La razón por la que es tan peligrosa es similar a la razón por la que el propio virus es una amenaza para los seres humanos: tiene características que le permiten unirse a, y distorsionar la acción de, una amplia gama de células humanas.

Estas características se deben, casi con toda seguridad, a que es un virus quimérico, originario de los murciélagos chinos, pero manipulado en el laboratorio para comprobar su capacidad de transformarse en una amenaza para los seres humanos.

Los científicos esperan que la vacuna, al desafiar nuestro sistema inmunitario haciendo que las células de nuestro cuerpo fabriquen pequeñas cantidades de la proteína, proteja contra daños mucho mayores del virus. Pero la naturaleza de la proteína es tal que la hace intrínsecamente arriesgada, un riesgo que puede multiplicarse peligrosamente cuando la vacunación coincide con una ola de infección, como ha ocurrido recientemente en la India.

Un artículo ampliamente considerado como la “pistola humeante” para legarnos finalmente el Covid-19 fue publicado en Nature en 2015 por investigadores estadounidenses y chinos, que alteraron deliberadamente la proteína de la espiga de un coronavirus de murciélago para que pudiera infectar células humanas. El trabajo, realizado principalmente en el laboratorio de Wuhan (China), del que muchos creen que el virus se escapó accidentalmente, pretendía “subrayar la amenaza potencial de la transmisión entre especies” del virus.

Los investigadores reconocieron que estos experimentos de “ganancia de función” conllevaban riesgos, y escribieron: “El potencial para prepararse y mitigar futuros brotes debe sopesarse con el riesgo de crear patógenos más peligrosos”.

También en 2015, un documento redactado por científicos chinos y funcionarios de salud pública hablaba de la fabricación de armas de este tipo de virus, según un informe publicado el sábado por Weekend Australian. Dice que el documento se discute en un libro, Lo que realmente sucedió en Wuhan, del escritor de investigaciones The Australian Sharri Markson, que será publicado por HarperCollins en septiembre.

Titulado The Unnatural Origin of SARS and New Species of Man-Made Viruses as Genetic Bioweapons (El origen no natural del SARS y las nuevas especies de virus creados por el hombre como armas biológicas genéticas), se dice que el documento predijo que la Tercera Guerra Mundial se libraría con armas biológicas. Describe los virus del SARS como una “nueva era de armas genéticas” que pueden ser “manipuladas artificialmente en un virus de enfermedad humana emergente, y luego convertidas en armas y desencadenadas de una manera nunca antes vista”.

A pesar de la enorme importancia que tiene para el mundo llegar a la verdad de cómo se originó el Covid-19, el estamento científico ha parecido desesperado por negar la posibilidad de que haya sido creado por el hombre.

En marzo del año pasado, Nature añadió una “nota de los editores” al artículo de la “pistola humeante”, que decía: “Somos conscientes de que este artículo se está utilizando como base para teorías no verificadas de que el nuevo coronavirus que causa el Covid-19 fue creado. No hay pruebas de que esto sea cierto; los científicos creen que la fuente más probable del coronavirus es un animal”.

Esto es, como mínimo, ser económico con la verdad, y puede llegar a verse como una traición extrema a la ciencia por parte de una revista mundialmente famosa por su supuesta fiabilidad.

Hace más de un año, un equipo de científicos anglo-noruegos señaló las conclusiones del informe de Nature de 2015 como el precursor más probable de la investigación que culminó con el SARS-COV-2, el virus causante del Covid-19. Hicieron hincapié en que los fabricantes de vacunas que no reconocieran su naturaleza quimérica podrían poner en riesgo al público sin saberlo.

El experto británico en vacunas Angus Dalgliesh, profesor de oncología de la Universidad de Londres, es coautor, junto con destacados investigadores noruegos, de un documento que detalla de forma despiadada la secuencia de eventos de laboratorio a través de los cuales, según ellos, surgió la proteína de la espiga del SARS-COV-2. Esta comprensión se alcanzó a través del propio trabajo del equipo destinado a desarrollar una vacuna candidata segura contra el Covid.

El artículo se titula: “Las pruebas que sugieren que no se trata de un virus de evolución natural – Una etiología reconstruida de la espiga del SARS-COV-2”.

Tras analizar la bioquímica de la espiga, el equipo concluye que tiene seis inserciones, “huellas dactilares únicas… indicativas de una manipulación intencionada”. Describe cuatro proyectos de investigación publicados y relacionados entre sí “que, sugerimos, muestran por deducción cómo, dónde, cuándo y por quién la espiga del SARS-COV-2 adquirió sus características especiales”.

Los autores escriben: Dado que, lamentablemente, no se ha permitido el acceso internacional a los laboratorios o materiales pertinentes, dado que los científicos chinos que deseaban compartir sus conocimientos no han podido hacerlo y, de hecho, dado que parece que el material del virus conservado y la información relacionada han sido destruidos, nos vemos obligados a aplicar la deducción a la literatura científica publicada, informada por nuestros propios análisis bioquímicos.

Refutamos preventivamente la objeción de que esta metodología no da lugar a pruebas absolutas observando que hacer tal afirmación es malinterpretar la lógica científica. Cuanto más larga sea la cadena de causalidad de los hallazgos individuales que se demuestre, especialmente si convergen desde diferentes disciplinas, mayor será la confianza en el conjunto”.

Los investigadores afirman que los cuatro estudios clave de “ganancia de función” están vinculados de dos maneras: científicamente, en el sentido de que el tercero y el cuarto se basan en los resultados del primero y el segundo; y en la continuidad de la institución y el personal en los cuatro.

El Instituto de Virología de Wuhan es un colaborador clave en todos estos proyectos y la Dra. Zheng-Li Shi es una de las virólogas y especialistas en murciélagos más experimentadas del instituto. Ella es el hilo conductor de todos los proyectos de investigación clave”.

Las “huellas” únicas de la manipulación que hacen que lo que antes era un virus de murciélago sea tan peligroso son las siguientes

Una gran parte de la proteína de la espiga tiene una gran similitud con la humana, ‘una propiedad de sigilo incorporada’ que también ‘implica un alto riesgo para el desarrollo de eventos adversos/toxicidad severa e incluso un aumento dependiente de anticuerpos’ [un problema en el que una infección o vacunación previa aumenta en lugar de reducir el riesgo de una infección posterior]. Sería necesario tomar precauciones específicas al utilizar la proteína de espiga en cualquier candidato a vacuna, “precauciones que podrían no sugerirse a los diseñadores que emplean metodologías convencionales y suposiciones inocentes sobre el virus objetivo”.

La proteína de la espiga tiene inserciones en su superficie que aumentan en gran medida su capacidad de engancharse, infectar y dañar una amplia gama de células humanas. Este resultado suele ser el objetivo de los experimentos de ganancia de función para crear virus quiméricos de gran potencia”.

El artículo explica detalladamente cómo se han producido estas y otras características únicas del virus, desde los trabajos sobre virus de murciélago y humanos que el Dr. Zheng-Li Shi y sus colegas del Instituto de Virología de Wuhan comunicaron por primera vez en 2008, pasando por la colaboración con investigadores estadounidenses que trabajaban con células epiteliales humanas, muy extendidas por todo el cuerpo, hasta llegar a un virus capaz de infectar el pulmón, el gusto, el intestino y otros tejidos humanos.

A pesar de la eminencia de sus autores, el trabajo ha permanecido en gran medida oculto, publicándose únicamente en un sitio web noruego.

Su importancia, sin embargo, se ve resaltada por una serie de resultados de investigaciones recientes que confirman que el Covid-19 es mucho más que una simple infección respiratoria, y que incluso sin el virus, la proteína de la espiga puede dañar los revestimientos de los vasos sanguíneos (tejidos epiteliales), causando trastornos cardíacos y circulatorios, así como enfermedades respiratorias y problemas intestinales (ver aquí y aquí y aquí y aquí).

A pesar de que millones de personas parecen haber recibido la vacuna de forma segura, es posible que los científicos y los organismos reguladores no reconozcan las muertes y lesiones relacionadas con este amplio potencial tóxico de la proteína de la espiga que constituye la base de la mayoría de las vacunas. Los resultados de la investigación añaden urgencia a los llamamientos al gobierno y a los reguladores para que investiguen los numerosos informes de muertes relacionadas con la vacuna, especialmente en personas mayores y en residencias, y sobre todo en las horas o días inmediatamente posteriores a la vacunación.

Traducción del articulo: https://www.conservativewoman.co.uk/the-human-fingerprints-all-over-the-virus/

Captura de pantalla de la fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.