agosto 4, 2021

Noticias El32

Noticias importantes y de actualidad traducidas al Español.

El feminismo fue creado por el Partido Comunista de EEUU

10 minutos de lectura
Lucha de clases

Por Henry Makow Ph.D.

Para los novatos, vuelvo a publicar este artículo clave, una reseña del libro de Kate Wiegand Red Feminism: Communism and the Making of Women’s Liberation (2002) como un recordatorio de que la transformación de la sociedad en nuestra vida fue literalmente de inspiración comunista. El comunismo, a su vez, fue una creación del cártel bancario mundial judío masónico que controla todos los demás cárteles corporativos y busca imponer su tiranía satánica a la humanidad. La esencia del comunismo (cabalismo, masonería) es que los humanos no tienen alma y que no hay Dios (orden moral o propósito espiritual en la creación). El cabalista se hace a sí mismo Dios e invierte la realidad para que sus intereses y perversiones materiales sean primordiales. Así nos induce a un culto satánico.

No hay nada que las feministas dijeran o hicieran en los años 60-1980 que no estuviera prefigurado en el Partido Comunista de EEUU (CPUSA) de los años 40 y 50. Mientras el CPUSA recibía órdenes de Moscú, el feminismo era reprimido en la URSS. Los soviéticos comprendieron su carácter subversivo.


“La violación es una expresión de… la supremacía masculina… la antigua explotación económica, política y cultural de las mujeres por parte de los hombres”.

¿Suena esto como una feminista radical moderna? Adivínalo de nuevo. Es de un panfleto del Partido Comunista Americano de 1948 titulado “La mujer contra el mito”, de Mary Inman.

Red Feminism – Kate Weigand

En un libro de 2002, Red Feminism: American Communism and the Making of Women’s Liberation, la historiadora feminista Kate Weigand afirma: “las ideas, los activistas y las tradiciones que emanaron del movimiento comunista de los años cuarenta y cincuenta continuaron dando forma a la dirección del nuevo movimiento de mujeres de los años sesenta y posteriores”(154).

De hecho, Weigand, profesora del Smith College, demuestra que el feminismo moderno es una consecuencia directa del comunismo estadounidense. No hay nada que las feministas dijeran o hicieran en los años 60-1980 que no estuviera prefigurado en el CPUSA de los años 40 y 50. Muchas líderes feministas de la segunda ola eran “bebés de pañales rojos”, hijos de judíos comunistas.

Los comunistas fueron pioneros en el análisis político y cultural de la opresión de la mujer. Crearon los “estudios sobre la mujer” y defendieron las guarderías públicas, el control de la natalidad, el aborto e incluso los derechos de los niños. Forjaron conceptos feministas clave como “lo personal es lo político” y técnicas como la “toma de conciencia”.

A finales de los años 40, los líderes del CPUSA se dieron cuenta de que el movimiento obrero era cada vez más hostil al comunismo. Empezaron a centrarse en las mujeres y los afroamericanos. Esperaban que la “supremacía masculina” “atrajera a más mujeres a la organización y a la lucha contra las políticas internas de la Guerra Fría”. (80)

Las mujeres comunistas, que constituían el 40% del partido, querían más libertad para asistir a las reuniones del partido. Tras la publicación de “Las mujeres contra el mito” en 1948, el CPUSA inició un proceso de “reeducación” de los hombres que hoy reconocemos demasiado bien.

Por ejemplo, en el periódico del partido “The Daily Worker” un pie de foto de un hombre con un niño pequeño decía: “Las familias son más fuertes y felices si el padre sabe arreglar los cereales, atar los baberos y cuidar a los pequeños”. (127)

El Partido ordenó a los hombres que no se tomaban en serio la cuestión de la mujer que realizaran “tareas de control que implicaran el estudio de la cuestión de la mujer”. En 1954, la sección de Los Ángeles disciplinó a los hombres por “acaparar la discusión en las reuniones del club, pasar por alto a las compañeras en la dirección y hacer bromas sexuales degradantes para las mujeres.” (94)

La película La sal de la tierra, que la crítica Pauline Kael calificó de “propaganda comunista”, presentaba a las mujeres asumiendo un papel decisivo en la huelga laboral de sus maridos. “En contra de los deseos de su marido, Esperanza se convirtió en líder de la huelga y por primera vez se forjó un papel para sí misma fuera de su hogar… Sus éxitos políticos convencieron a Ramón de aceptar un nuevo modelo de vida familiar”. (132) Las representaciones de mujeres fuertes y exitosas se volvieron tan comunes en la prensa y las escuelas comunistas como lo son hoy en los medios de comunicación.

Las mujeres comunistas formalizaron un sofisticado análisis marxista de la “cuestión de la mujer”. Los libros En defensa de la mujer (1940) de Mary Inman, Siglo de lucha (1954) de Eleanor Flexner y La revolución inacabada (1962) de Eve Merriam registraron la opresión de la mujer y denunciaron el sexismo en la cultura y el lenguaje de masas. Por ejemplo, Mary Inman argumentó que la “feminidad fabricada” y el “énfasis excesivo en la belleza” mantienen a las mujeres sometidas (33).

Betty Frieden
La fundadora del feminismo moderno.

La fundadora del feminismo moderno, Betty Frieden, de izquierdas, se basó en estos textos cuando escribió La mística femenina (1963). Todas estas mujeres ocultaron el hecho de que eran activistas comunistas desde hacía mucho tiempo. En 1960, sus hijas tenían todo lo que necesitaban, incluido el ejemplo del subterfugio, para iniciar el Movimiento de Liberación de la Mujer.

EL CARÁCTER COMUNISTA DEL FEMINISMO

Las raíces del feminismo en el comunismo marxista explican mucho sobre este curioso pero peligroso movimiento. Lo explica:

  • Por qué el “movimiento de la mujer” odia la feminidad e impone un concepto político-económico como la “igualdad” sobre una relación personal, biológica y mística.
  • Por qué el “movimiento de la mujer” también abraza la “igualdad” de raza y clase.
  • Por qué quieren la revolución (“transformación”) y tienen una visión mesiánica de una utopía sin género.
  • Por qué creen que la naturaleza humana es infinitamente maleable y puede ser moldeada mediante el adoctrinamiento y la coerción.
  • Por qué se involucran en interminables teorizaciones, disputas doctrinales y faccionalismo.
  • Por qué para ellos la verdad es una “construcción social” definida por quien tiene el poder, y las apariencias son más importantes que la realidad.
  • Por qué rechazan a Dios, la naturaleza y la evidencia científica en favor de su agenda política.
  • Por qué se niegan a debatir, no creen en la libertad de expresión y suprimen las opiniones discrepantes.
  • Por qué se comportan como una secta casi religiosa, o como la Guardia Roja.

Es difícil escapar a la conclusión de que el feminismo es el comunismo con otro nombre. El comunismo está diseñado para dar poder a las marionetas de los banqueros centrales fomentando la división y el conflicto. Divide y vencerás. Habiendo fracasado en la venta de la guerra de clases y de razas, el comunismo promovió en cambio el conflicto de género. En cada caso, fomentaron un sentimiento de agravio en el grupo objetivo. Ahora el papel femenino tradicional “oprimía” a las mujeres.

Los movimientos de “diversidad” y “multiculturalidad” representan el intento del comunismo de potenciar y utilizar a otras minorías, gays y “gente de color”, para socavar aún más la cultura mayoritaria (europea, cristiana). Así, el trío original del CPUSA de “raza, género y clase” está muy intacto, pero el conflicto de clases nunca fue un gran éxito.

El término “políticamente correcto” se originó en el Partido Comunista Ruso en la década de 1920. Su uso en Estados Unidos hoy en día ilustra hasta qué punto se ha subvertido la sociedad. Las activistas feministas son en su mayoría incautos comunistas. El objetivo comunista es destruir la civilización occidental y establecer una dictadura velada llamada “gobierno mundial” dirigida por los siervos de los banqueros centrales.

Hemos visto esta destrucción en el desmantelamiento del plan de estudios de artes liberales y la tradición de la libertad de expresión y de investigación en nuestras universidades. Hemos visto cómo este virus se ha extendido al gobierno, a las empresas, a los medios de comunicación y al ejército. Esto sólo pudo ocurrir porque la élite financiera, de hecho, patrocina el comunismo.

En el comunismo, el gobierno es el último monopolio. Lo controla todo, no sólo la riqueza sino también el poder y el pensamiento. Es el instrumento del capital monopolista (es decir, Rothschild, Rockefeller.) Todo el mundo, desde el presidente hasta abajo, trabaja para ellos.

UN EJEMPLO LOCAL

La “corrección política” ha embotado y regimentado nuestra vida cultural. En 2002, aquí en Winnipeg, Betty Granger, una consejera escolar conservadora, se refirió a la “invasión asiática” que provocaba el aumento del precio de la vivienda en Vancouver. Granger fue puesta en la picota sin piedad en la prensa. La gente envió cartas de odio y tiró basura en su césped.

En una reunión, el presidente del Consejo Escolar reconoció que Granger no es racista y que los asiáticos se han casado con su familia. Sin embargo, Granger fue censurada porque, cito, “las apariencias son más importantes que la realidad”. Este deslizamiento del amarre de la verdad objetiva es el sello del comunismo.

El ambiente de la reunión estaba cargado. Los canadienses de modales suaves, todos campeones de la “tolerancia”, se comportaron como perros salvajes deseosos de despedazar un conejo atrapado. Betty Granger se arrepintió y votó a favor de su propia censura.

Estos rituales de denuncia y contrición, típicos de la Rusia estalinista o de la China maoísta, son cada vez más comunes en Estados Unidos. Son como juicios espectáculo diseñados para asustar a la gente para que se conforme. Tenemos “funcionarios de la diversidad” y “comisiones de derechos humanos” y “formación en sensibilidad” para mantener los shibboleths feministas. Hablan de “discriminación” pero discriminan libremente a los cristianos, a los hombres blancos heterosexuales y a las mujeres tradicionales. Utilizan el espectro del “acoso sexual” para encadenar las relaciones entre hombres y mujeres y purgar a sus oponentes.


CONCLUSIÓN

Cita de Henry Makow Ph.D

En 1980, tres mujeres de Leningrado produjeron diez ejemplares mecanografiados de una revista feminista llamada Almanac. El KGB cerró la revista y deportó a las mujeres a Alemania Occidental. En la URSS, el feminismo ha sido en gran medida para la exportación. Según la profesora Weigand, su “libro proporciona pruebas que apoyan la creencia de que al menos algunos comunistas consideraban la subversión del sistema de género [en Estados Unidos] como una parte integral de la lucha más amplia para derrocar el capitalismo”.

En conclusión, la búsqueda feminista de la “igualdad de derechos” es una máscara para una agenda comunista invidiosa. El modus operandi comunista siempre ha sido el engaño, la infiltración y la subversión utilizando como pretexto cuestiones de justicia social. El comunismo puede adoptar cualquier forma que dé poder a las marionetas de los banqueros centrales. El objetivo es la destrucción de la civilización occidental y la creación de un nuevo orden mundial dirigido por el capital monopolista. Esto se ha logrado en gran medida.
El Feminismo Rojo de Kate Weigand demuestra que vivimos en una sociedad comunista de facto, un desarrollo que tuvo lugar mediante subterfugios con la complicidad del Establecimiento masónico controlado por los banqueros centrales.


Primer comentario de TWH:

No tengo ninguna duda de que los banqueros están detrás de muchas de las tonterías que estamos presenciando hoy en día con respecto a la reingeniería social. Solía trabajar para uno de los cinco grandes bancos aquí en Canadá y puedo atestiguar personalmente el hecho de que ellos empujaban incesantemente esta propaganda comunista a los empleados todo el tiempo. Si la empresa no estaba exaltando las virtudes del Día Internacional de la Mujer, estaban insistiendo en la sodomía (homosexualidad) o en lo “vibrantes” que eran las minorías. Toda la estrategia consistía en dividir a la gente diciéndonos que todos somos iguales (y, por supuesto, haciendo que la mayoría blanca y heterosexual se sintiera anodina e inútil). Sólo si se produce una grave disonancia cognitiva se puede uno tragar su bazofia.
La parte de tu artículo sobre Betty Granger me parece especialmente llamativa. Le dijeron que “las apariencias son más importantes que la realidad”. La dirección del lugar donde trabajé me dijo esto, o una variante menor, en numerosas ocasiones. Cuando les replicaba con la razón y la lógica, se limitaban a repetir su frase.

Cuando eres la única persona cuerda entre un grupo de enfermos mentales, empiezas a pensar que tú eres el que podría estar loco. No sé cómo la gente puede simplemente permanecer en silencio al respecto.

Yo solía comparar el banco con una antigua nación del bloque oriental, ya que tenían a su Stasi/KGB en representantes de Recursos Humanos excesivamente entrometidos y acosadores (sólo hacían cumplir lo que la dirección quería que se hiciera cumplir y desechaban cualquier preocupación real planteada por los empleados blancos – si trabajas en una gran empresa, NUNCA CONFÍES en Recursos Humanos. R.), tenían su brazo propagandístico que lo impregnaba todo, tenían su departamento jurídico que tenía documentos del tamaño de novelas para garantizar que cualquier empleado pudiera ser acusado de mala conducta cuando les conviniera, y tenían a los trabajadores atemorizados por sus puestos de trabajo si alguna vez decidían levantar la voz contra algo de eso. Me alegro de haberme ido de ese lugar.


Esta es una traducción del siguiente articulo: https://www.savethemales.ca/000180.html

Captura de pantalla

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.