agosto 4, 2021

Noticias El32

Noticias importantes y de actualidad traducidas al Español.

Predicción de los banqueros globalistas sobre la estafa y el genocidio de los inútiles

8 minutos de lectura

Por The Bernician

Para aquellos que todavía dudan de que la fraudulenta, genocida, tiranía de estilo comunista de COVID-1984 fue planeada hace mucho tiempo por los autodenominados Jinetes del Caballo Pálido, a medida que el desenlace antinatural de su reprobable facilitación de los Golpes Bolcheviques de la Gran Farmacia en casi todas las naciones del mundo se hace aún más obvio, prepárense para tener cualquier ilusión restante destrozada.

Las siguientes declaraciones, que fueron hechas en 1981 por el poderoso banquero internacional y eugenista sin disculpas, Jacques Attali, están tomadas de Entrevistas con Michel Salomon – Las Caras del Futuro, edición de Seghers, que fue publicada en Francia por Emi Lit cuando Attali era un alto asesor del presidente francés, Francoise Mitterand:

“En el futuro se tratará de encontrar la manera de reducir la población. Empezaremos por los viejos, porque a partir de los 60-65 años el hombre vive más de lo que produce y le cuesta caro a la sociedad, luego los débiles y después los inútiles que no hacen nada por la sociedad porque cada vez habrá más, y sobre todo los estúpidos. La eutanasia se dirige a estos grupos; la eutanasia tendrá que ser un instrumento esencial de nuestras sociedades futuras, en todos los casos. Por supuesto, no podemos ejecutar a la gente ni establecer campos. Nos desharemos de ellos haciéndoles creer que es por su propio bien. Una población demasiado grande, y en su mayor parte innecesaria, es algo económicamente demasiado caro. Desde el punto de vista social, también es mucho mejor que la máquina humana se detenga bruscamente en lugar de deteriorarse gradualmente. No podremos hacer pruebas de inteligencia a millones y millones de personas, ¡ya se imaginan! Encontraremos algo o lo provocaremos, una pandemia que se dirija a determinadas personas, una crisis económica real o no, un virus que afecte a los viejos o a los gordos, da igual, los débiles sucumbirán a él, los miedosos y los estúpidos se lo creerán y pedirán ser tratados. Nos habremos encargado de tener previsto el tratamiento, un tratamiento que será la solución. Así, la selección de los idiotas se hará sola: irán al matadero por su cuenta”.

Las armas del hiperconflicto

Veinticinco años más tarde, en 2006, se publicó en Francia el libro más vendido de Attali, Una breve historia del futuro – Una mirada valiente y controvertida al siglo XXI.

Luego fue publicado por Arcade Publishing en los Estados Unidos, con una reseña del secuaz globalista del Cartel de Rothschild, Henry Kissinger, en la portada, declarando que el libro del banquero internacional era “brillante y provocativo”.

Como si el elogioso respaldo de un hombre que ha sido acusado de genocidio en tres continentes no fuera suficiente para hacer sonar las campanas de alarma de los crímenes contra la humanidad, he aquí lo que Attali escribió en un capítulo del libro titulado Las armas del hiperconflicto:

En todas las épocas, el resultado de las guerras se ha decidido por la posesión de nuevas armas y por el precio que cada beligerante asigna a las vidas de sus propios soldados. En su momento, los arqueros de la batalla de Crécy, los tanques de la Primera Guerra Mundial y las armas atómicas de la Segunda Guerra Mundial decidieron el destino de las batallas.

En todas las épocas han aparecido nuevas armas, a la vez productos y parteras de las tecnologías civiles: la hélice nació con la palanca, las remeras con la mecanización, los tanques con el automóvil. A la inversa, fue en las fuerzas armadas donde nacieron el telégrafo, la radio, la energía, el arma nuclear e Internet, junto con muchas otras innovaciones tecnológicas.

En los próximos cincuenta años, las nuevas tecnologías serán desarrolladas por los ejércitos antes de ser utilizadas en el mercado civil. Para las necesidades de defensa o policiales, los gobiernos financiarán la investigación necesaria para el perfeccionamiento de las tecnologías de hipervigilancia y autovigilancia. A la inversa, estas tecnologías tendrán luego aplicaciones civiles.

De hecho, estas futuras armas se basarán esencialmente en el concepto de vigilancia. Los ejércitos desarrollarán a la vez infraestructuras digitales de ubicuidad nómada, sistemas de vigilancia de los movimientos sospechosos, medios de protección de las instalaciones estratégicas y una red de inteligencia económica. Los robots (ocultos en territorio enemigo) y los drones (robots voladores) transmitirán datos, detectarán agentes químicos o biológicos y servirán de exploradores delante de los destacamentos de infantería que se enfrenten a zonas minadas o a puntos ciegos. Los programas informáticos que simulan la batalla se actualizarán permanentemente, lo más cerca posible de los campos de batalla.

Además, las nuevas unidades de combate se integrarán con los medios de simulación, vigilancia y ataque. Nuevas redes e instrumentos de ubicuidad nómada permitirán a los combatientes estar conectados y simular todo tipo de situaciones. La ropa inteligente servirá para fabricar nuevos uniformes; los nuevos materiales permitirán diseñar nuevos escudos. Las tecnologías de simulación tridimensional ayudarán a preparar y llevar a cabo misiones de combate, mientras que los robots funcionarán como sustitutos de los combatientes reales.

Los sistemas electrónicos (bombas electrónicas) podrán destruir las redes de comunicaciones y dejar ciega y sorda a la fuerza contraria.

Los marines desempeñarán un nuevo papel en la lucha contra los rastreadores, en la vigilancia de la emigración y en la protección de los estrechos estratégicos. Los aviones de combate ya no serán tan útiles como hoy, y perderán su influencia sobre el pensamiento del personal y los presupuestos militares.

Las nuevas armas llamadas convencionales serán tanto más necesarias cuanto que las armas no convencionales (nucleares y de otro tipo) se difundan cada vez más.

[…] Para 2040 o 2050, un total de más de quince países poseerán abiertamente armas nucleares y los medios para lanzarlas.

La escasez de petróleo también impulsará a los países más diversos hacia la producción de centrales nucleares civiles. Esto les llevará a utilizar como combustible residuos reciclados, conocidos como MOX, lo que multiplicará aún más los riesgos de proliferación y también de “desaparición” de los residuos (durante el traslado de estos materiales radiactivos). Estos residuos podrían utilizarse entonces para fabricar armas radiológicas mezclando residuos nucleares y explosivos convencionales.

Aparecerán entonces otras armas: químicas, biológicas, bacteriológicas, electrónicas y nanotecnológicas. Al igual que con las nuevas tecnologías civiles que prefigurarán, los científicos se esforzarán por aumentar su potencia, su miniaturización y su precisión. Las armas químicas serán capaces de buscar y matar a los líderes sin ser detectadas; las pandemias podrían estar listas para ser desencadenadas a voluntad; las complejas armas genéticas podrían un día ser dirigidas específicamente contra ciertos grupos étnicos.

Nanorobots tan pequeños como una mota de polvo, conocidos como gelatina gris, podrían llevar a cabo misiones de vigilancia sigilosa y atacar las células de los cuerpos enemigos. Luego, una vez que las técnicas de clonación de animales hayan progresado, los animales clonados bien podrían llevar a cabo misiones: bombas animales vivas, monstruos de pesadilla.

Estas armas no serán desarrolladas únicamente en los laboratorios militares de los países poderosos, sino también por las grandes empresas, “empresas de circo”, que encontrarán nuevos mercados para ellas. Como siempre, el armamento seguirá estando en el centro del aparato industrial y, hasta que llegue el superimperio, los mercados públicos se orientarán esencialmente hacia el sector del armamento. Las grandes compañías de seguros y las empresas de mercenarios recogerán entonces la antorcha.

La mayoría de estas armas serán accesibles a las pequeñas naciones, a los no Estados, a los corsarios, a los piratas, a los mercenarios, a los maquisards, a las mafias, a los terroristas y a todo tipo de rastreadores. En un futuro no lejano, por ejemplo, será posible fabricar una bomba electrónica por 400 dólares a partir de un condensador, una bobina de cable de cobre y un explosivo. Las armas químicas, radiológicas y biológicas estarán así al alcance de todos. Matar a más y más personas con medios rudimentarios se convertirá en una triste posibilidad. En las ciudades y en los transportes colectivos, el hacinamiento multiplicará la eficacia de las armas más primitivas.

Por último (y quizás especialmente), dado que ninguna guerra puede ganarse a menos que los pueblos que la libran la crean justa y necesaria, y a menos que se mantenga la lealtad de los ciudadanos y su creencia en sus valores, las principales armas del futuro serán los instrumentos de propaganda, comunicación e intimidación.”

Genocidio desatado

Dado que la retórica alucinantemente amoral de Attali se hace eco de la de todos los demás eugenistas declarados en los últimos 150 años, los pasajes anteriores no pueden dejarse de lado ni como conjeturas ni como teoría de la conspiración.

Sin embargo, partiendo de la base de que en 1981 predijo que se produciría un sacrificio genocida de los mayores de 60 años, los débiles y los estúpidos, cuyo catalizador sería encontrar o fabricar una pandemia viral, la siguiente afirmación es aún más llamativa: “las pandemias podrían estar listas para desencadenarse a voluntad”.

Al igual que la frase final citada, que confirma que las principales armas de la guerra largamente planeada contra el Pueblo son “los instrumentos de propaganda, comunicación e intimidación”. Los paralelismos entre las predicciones de Attali sobre el desencadenamiento de estos genocidios en el siglo XXI y los acontecimientos de COVID-1984 son escalofriantes.

Sin embargo, si la mayoría de la población no creyera las descaradas mentiras del gobierno sobre un “virus” que nunca ha sido aislado ni purificado, la censura de las opiniones contrarias y la erección de un estado policial habrían resultado imposibles.

Naturalmente, cuando la mayoría rechaza la narrativa fraudulenta, los puntos de vista opuestos, censurados o no, se convertirán en la norma y el estado policial podrá entonces ser deconstruido sistemáticamente con el incumplimiento totalitario de cada diktat del gobierno tirano y el procesamiento penal de todos los acusados de crímenes contra la humanidad.


Esta es una traducción del siguiente articulo: https://www.thebernician.net/globalist-banker-predicted-scamdemic-genocide-of-the-useless

Captura de pantalla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.