mayo 22, 2022

Noticias El32

Noticias importantes y de actualidad traducidas al Español. Ayúdanos a luchar contra la censura compartiendo nuestros artículos.

Chile aprueba una ley para proteger los derechos laborales de los mutantes y los humanos modificados genéticamente

7 minutos de lectura

Chile prohíbe la discriminación a los mutantes

Por Rhoda Wilson

Además de una ley que protege los derechos neuronales, Chile cuenta ahora con una ley laboral que protege contra la discriminación de mutantes y personas modificadas genéticamente. El Congreso Nacional de Chile aprobó el 16 de febrero de 2022 un proyecto de ley titulado “Prohíbe la discriminación laboral contra las mutaciones o alteraciones del material genético o las pruebas genéticas”.

Diario Oficial, República de Chile, Ley número 21.422, 16 de febrero de 2022

El PDF del “Ministerio de Trabajo y Previsión Social, Ley número 21.422. – Prohíbe la discriminación laboral contra las mutaciones o alteraciones del material genético o las pruebas genéticas”

Chile es uno de los países más vacunados del mundo y a principios de febrero de 2022 se inició una campaña para administrar una cuarta dosis a la mayor parte de la población. A pesar de que el país tiene una de las tasas de vacunación más altas del mundo, estaba atravesando su mayor tasa de contagio de toda la pandemia, con tasas de infección récord, en el momento en que se inició la campaña de la cuarta dosis, informó Associated Press.

Proyecto de ley sobre derechos neuronales

En 2021, el Senado de Chile aprobó por unanimidad un proyecto de ley para enmendar la Constitución con el fin de proteger los derechos del cerebro o “neurorrechos”. En la edición de enero de 2022 de El Correo de la UNESCO, un periodista científico residente en Santiago de Chile escribió

“Ahora se espera que el proyecto de ley sea firmado por el presidente del país.

“Una vez completado el proceso, Chile se convertirá en el primer país del mundo en contar con una legislación que proteja la privacidad mental, el libre albedrío y la no discriminación en el acceso de los ciudadanos a la neurotecnología. El objetivo es dar a los datos personales del cerebro el mismo estatus que a un órgano, para que no puedan ser comprados o vendidos, traficados o manipulados.

“Al mismo tiempo, se plantea una reforma constitucional para modificar el artículo 19 de la Carta Magna, la Constitución del país, para “proteger la integridad e indemnidad mental del cerebro frente a los avances y capacidades desarrolladas por las neurotecnologías”.”

Sin embargo, como hemos aprendido en los últimos dos años, nada es lo que parece ni se hace en beneficio del pueblo. Durante un podcast reciente, Whitney Webb habló de los motivos ocultos y el trasfondo de las personas que están detrás del impulso de los “derechos neuronales” a nivel nacional e internacional y de por qué se trata más de crear nuevos mercados que de proteger nuestros derechos.

Chile es el “banco de pruebas” de la legislación sobre derechos neuronales y de la correspondiente enmienda constitucional, dijo Webb. Chile es el primer país del mundo en legislar los derechos neuronales, lo que le valió el apoyo de los 25 neurocientíficos más importantes del mundo que forman parte del Proyecto BRAIN.

Curiosamente, la legislación chilena sobre derechos neuronales no fue redactada por un chileno. Fue escrita por Rafael Yuste, un neurocientífico hispanoamericano que es profesor de biología y neurociencia en la Universidad de Columbia (Nueva York), coordinador de 650 centros internacionales del Proyecto BRAIN, con profundos vínculos con Silicon Valley y “uno de los mejores amigos científicos de Jeffrey Epstein”, dijo Webb, y “Microsoft es uno de los principales financiadores del Proyecto BRAIN, una asociación pública/privada”.

“La neurotecnología son herramientas científicas para leer y alterar la actividad de las neuronas”, dijo Yuste a un medio de comunicación chileno para justificar por qué era necesaria esta legislación. Continuó (ver imagen inferior):

Guido Girardi y el neurocientífico español Rafael Yuste presentarán una reforma constitucional para proteger los “neurorrechos”, Elm Strador, 2 de octubre de 2019

El senador Guido Girardi, presidente de la Comisión de Retos del Futuro del Senado, dijo: “esto ya no es ciencia ficción, es una realidad y afecta a toda la humanidad. Chile puede ser el país piloto, la cabeza de playa para discutir este tema a nivel mundial que creemos es un desafío urgente que tenemos, porque el pensamiento propio es el derecho humano más fundamental.”

Agregando un poco más de detalle en noviembre de 2021, Elm Strador informó que la Comisión de Desafíos del Futuro había aprobado por unanimidad la primera ley en el mundo que regula la neurotecnología directa que incluye dispositivos como interfaces cerebro-cerebro o cerebro-máquina que pueden “leer el pensamiento, el inconsciente y escribir ideas o sentimientos.”

En esta ocasión, el senador Girardi declaró: “ya existen neurotecnologías que pueden leer el inconsciente, o poner en el cerebro emociones, pensamientos, ideas, sentimientos, cosas que la gente no ha experimentado. Esto no es Black Mirror, no es ciencia ficción, es una realidad”.

“Se trata de regular y crear las condiciones legales para abrir un mercado de esa tecnología”, dijo Webb.

Desde que Chile ha avanzado en su legislación sobre neurorreglamentación, se ha comenzado a avanzar en España. “La Carta Española de Derechos Digitales -anunciada recientemente por la Secretaría de Estado de Digitalización y de la IA del Gobierno de España- representa otro esfuerzo pionero para explorar el panorama de los derechos humanos en la era digital e incorpora las cinco propuestas de neurorrechos enumeradas anteriormente”, escribió el Centro de Relaciones Internacionales y Desarrollo Sostenible (“CIRSD”) en el invierno (hemisferio norte) de 2021.


Proyecto de ley sobre la discriminación de mutantes y personas modificadas genéticamente

¿Por qué Chile está aprobando leyes antidiscriminatorias para los mutantes y los individuos genéticamente alterados u organismos genéticamente modificados (“OGM”)? ¿Es porque hay, o habrá pronto, un número importante de personas que ya no son humanas sino seres transgénicos o transhumanos? ¿Cómo se ha llegado a la conclusión de que hay mutantes genéticos o transhumanos entre nosotros?

Se ha advertido en numerosas ocasiones que las inyecciones experimentales de ARNm modifican el genoma humano, que son una terapia génica y no una “vacuna”. Las inyecciones de Covid son mutagénicas, es decir, alteran permanentemente el ADN humano.

En mayo de 2020, 160 médicos se reunieron en Londres para expresar su desaprobación de las inyecciones de Covid porque cambian nuestro ADN; y, en ese momento, el 20% de los sujetos de prueba ya estaban gravemente heridos por la “vacuna.”

La vacuna que están fabricando es una vacuna de ácido ribonucleico (“ARN”), y sería la primera vez que se utiliza este tipo de vacuna. El ARN básicamente reescribe nuestro ADN, explicó el Dr. Rashid Buttar, médico osteópata y autor, durante la mesa redonda de London Real.

Hace más de seis meses, la Dra. Chinda Brandolino, médico forense argentina, advirtió que aceptar una inyección experimental de ARNm cambiaría el genoma del receptor y que la persona sometida a esta droga experimental perdería sus derechos humanos.

El año pasado, la legislación argentina citó los derechos de las “personas humanas”, lo que planteó algunos interrogantes. El Dr. Brandolino señaló que esto era el preludio legal de una distinción entre “personas humanas” y “personas transhumanas”. Las personas modificadas genéticamente, dice el Dr. Brandolino, pertenecerán a los propietarios de la tecnología y no tendrán los mismos derechos que las personas “humanas”.

Los planes para modificar y poseer a los seres humanos pueden estar gestándose desde hace más tiempo de lo que creemos.

El ADN complementario (“ADNc”) es una forma de ADN sintetizada artificialmente a partir de una plantilla de ARNm. Se utiliza en ingeniería genética para producir clones de genes. En 2013, el Tribunal Supremo de Estados Unidos dictaminó que el ADNc podía patentarse: “el técnico de laboratorio crea incuestionablemente algo nuevo cuando se fabrica ADNc”.

La sentencia de 2013 es importante en el contexto de Covid porque significa que los genes sintéticos codificados en las inyecciones, y en consecuencia la proteína de la espiga fabricada dentro del cuerpo de las personas, son propiedad del titular de la patente y pueden ser perseguidos para obtener beneficios privados.

Además, si el código genético de la proteína de la espiga se integra en el ADN humano, en términos legales, es posible que las personas alteradas por ella sean consideradas OGM – que están patentadas y podrían ser sometidas a acuerdos de licencia cuyos términos podrían ser negociados sin su conocimiento.

Y puede que no sea sólo el ARN de las inyecciones de Covid el que altere el ADN humano. El Dr. Pablo Campra ha encontrado cristales de ADN en los viales de las inyecciones de Pfizer. Mik Andersen de Corona2Inspect también ha investigado los cristales de ADN y, más recientemente, La Quinta Columna ha observado cómo esos cristales envían señales para generar “formas de vida”.

¿Hemos dado nuestro consentimiento para que se haga algo de esto? No.

Hemos sido creados seres humanos soberanos. Es evidente que intentarán engañarnos en lugar de pedirnos permiso. No permitas que te modifiquen. No permitas que te posean. No somos “individuos”, somos personas, somos humanos. Entra en tu soberanía y celebra tu humanidad.


Esta es una traduccion del articulo publicado en: https://dailyexpose.uk/2022/02/25/a-law-to-protect-genetically-modified-humans/

Recomendamos que visiten la fuente para mas archivos de audio y video sobre el tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.